Posteado por: educnet | 4 junio, 2010

Así construimos nuestra realidad (I)

Conectados al mundo

¿Es real la realidad que percibimos?

Conectados al mundo

Resulta de vital importancia conocer la forma en que nos conectamos al mundo y la manera en que interpretamos la información que nos aportan los sentidos, porque, como ya decía Platón (especialmente en el Fedón”), los sentidos no son fiables, y además la influencia de nuestros deseos e instintos hacen que no podamos ver la realidad. Él se refería más bien al Mundo de las Ideas, a la gran verdad, pero creo que es igualmente aplicable a esas otras pequeñas verdades más cotidianas, pero no por ello menos importantes, pues son las que construyen nuestro día a día, y las que, de ser muy erradas, nos pueden llevar a sufrir una vida de dolor y confusión, al no poder interpretar, con cierto grado de veracidad, lo que de verdad pasa a nuestro alrededor, especialmente en la relación con nuestros congéneres, en nuestra vida social.

Siguiendo con Platón, él atribuye a la intervención de la razón, del intelecto, el éxito o fracaso de la interpretación que hacemos al interaccionar con el mundo que nos rodea. Si tenemos en cuenta que, para Platón, el alma es lo que capacita al hombre para razonar, y que psique significa precisamente eso, alma; ya tenemos una buena relación entre filosofía (como búsqueda de la verdad que desemboca en una forma de ser o conducta); psicología como ciencia que estudia el alma (es decir, al hombre en cómo es afectada su conducta al percibir la realidad); y el estudio de las teorías de la percepción e interpretación (percepciones que determinarán nuestras conductas y creencias de cómo son las cosas), inferencia que siempre busca una respuesta coherente para uno mismo (y nuestras expectativas), hasta el punto de inventarla, y creérnosla, construyéndola con la información de que dispongamos, sea poca o mucha. Es lo que en el texto de A. Marín llaman “percepción atributiva de causalidad”.

En resumidas cuentas, sabiendo cómo percibimos la realidad, qué elementos condicionan la interpretación que haremos de todo cuanto nos pasa, estaremos en posición de relativizar nuestras propias conclusiones, para así tener ocasión de profundizar un poco más en la construcción social de nuestra realidad, lo cual nos permitirá ser más justos en los juicios que hagamos, y que el desfase entre la realidad objetiva y la realidad que percibimos no sea demasiado grande. Sin olvidar también que nunca se alcanza la realidad objetiva absoluta, por lo que aprenderemos, por otra parte, a no ser unos fanáticos con nuestra forma de ver las cosas, a comprender que puede haber otros puntos de vista tan buenos y tan reales como los nuestros.

Pero llegar a esta relativización de la realidad no sólo nos aporta a nosotros esa posición de mesura y tolerancia, sino que nos permite indagar, con buen criterio, el cómo los demás han llegado a ver las cosas tal y como las ven, y si existen patrones similares en esos condicionantes podremos, además, generalizarlos y elevar la psicología individual al rango de psicología social. Mostrando a los demás estos elementos que inciden en la interpretación de la realidad social, les estaremos ayudando a equivocarse menos en los juicios que hacen de otras personas, en los que tienen de sí mismos, a comprender los que otros realicen de ellos y, cómo no, a entender las percepciones que los individuos tienen de otras personas, pudiendo perdonar, y corregir en alguna medida, los errores e injusticias cometidas, dado el caso.

¿Existe una realidad objetiva? Sí, claro que existe, el problema es que para captarla deberíamos ser capaces de conocer e interpretar correctamente todas las percepciones y elementos que la han originado (influencias de nuestros sentidos, experiencias pasadas, la cultura imperante, situaciones familiares, nuestra propia inferencia, expectativas, etc.), y eso parece tarea imposible. Sin embargo no se debe renunciar a poder alcanzarla. Esas realidades son como las utopías, o los valores, que jamás pueden alcanzarse de forma absoluta, pero el sólo hecho de acercarse a ellos, en alguna medida, ya nos hace un enorme bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: